Entradas

Imagen
Reconocer los errores aumenta la credibilidad, también en el trabajo Ya sea por vergüenza o miedo a las consecuencias, nos cuesta admitir nuestros fallos. Pero la ciencia demuestra que, como se suele decir, rectificar es de sabios. Admitir que uno está equivocado no es sencillo. El monstruo de la inseguridad y de la cara colorada acecha cuando hay que entonar el  mea culpa . Sobre todo, si sucede en el trabajo y, más aún, si quien pide explicaciones es tu jefe. Pero, en contra de lo que rumorea la cultura popular, reconocer un error refuerza la credibilidad y es señal de una mente práctica y realista. Según explican varios expertos, también contribuye a aumentar la productividad de la empresa: para empezar a solucionar los problemas que han nacido de un error, lo primero que hay que hacer es admitir que están ahí. La ciencia es un lugar perfecto para encontrar ejemplos sobre la importancia de decir en voz alta: “Me equivoqué”. Los científicos cuentan con tener q
Imagen
¿Es posible un modelo de gestión de prevención de riesgos laborales basado en la mejora de la cultura preventiva? La mejora de la situación en prevención y sus indicadores no puede venir únicamente derivada del endurecimiento y frecuencia de sanciones y/o sentencias judiciales. Estas líneas encajan, entiendo, adecuadamente con una visión del Derecho más preventiva o anticipatoria y transversal dentro de la sociedad y, en este sentido, tienen perfecta cabida en este medio divulgativo y profesional. Pero, ¿qué debemos entender por cultura preventiva? Después de analizar distintas definiciones, altamente coincidentes, podemos usar como ejemplo la explicitada por la British Advisory Committee on the Safety of Nuclear Installations: "La cultura de seguridad de una organización es el producto de los valores, actitudes, percepciones, competencias y patrones de conducta de individuos y grupos que determinan el compromiso, así como su estilo y habilidad respecto a
Imagen
La empresa vertical y jerárquica caduca Las compañías avanzan y se adaptan a los cambios con políticas de empleo abiertas que ilusionen a los empleados Las riendas de Nielsen Iberia las lleva desde junio Patricia Daimiel, hasta ese momento directora general de innovación de la compañía de investigación de mercados y medición de audiencias. Le toca liderar a casi 500 empleados en una época de enormes transformaciones, en gran medida digitales. Y lo está haciendo dándole la vuelta al calcetín jerárquico y colocándose en la base, y no en la punta, de la pirámide organizativa. “El directivo ha de estar al servicio de la organización y de su equipo, empoderándolo y facilitándole el cumplimiento de los objetivos”, asegura. Ella abandera lo que se conoce como  servant leadership  (liderazgo de servicio), crucial, en su opinión, para transitar con éxito por un periodo de cambios. “Las transformaciones suelen fallar cuando no se consigue que empleados y asociados entiendan
Imagen
Los principales errores de un líder Un buen líder contesta de forma clara y concisa a las siguientes preguntas: qué quiero lograr, para qué lo quiero lograr, cómo lo voy a lograr y cómo lo voy a medir. Un líder tiene las respuestas y las acciones que permiten asegurar que esas premisas las tiene resueltas tanto en su mente, como en la mente de sus colaboradores.   No obstante,  ¿Cuáles son los principales errores de un líder en su día a día? Comunicación.  Un error muy común se basa en una mala comunicación con sus equipos de trabajo. Es decir, no comunican a su gente con claridad sus expectativas, nuevos procesos, métricas, etc. Y esto no quiere decir que desconozcan estos aspectos, más bien el problema está en que no los comunican, por lo que la comunicación es una competencia que hay que seguir desarrollando entre los líderes.   Inteligencia emocional.  No todo es lineal en el actuar diario de un líder. El líder se enfrenta diariamente a situaciones donde ha
Imagen
Video de Pixar contra la discriminación y el acoso laboral El aplaudido cortometraje de Pixar, estudio cinematográfico de animación de The Walt Disney, contra el acoso laboral, la discriminación y el machismo en el trabajo, defiende la diversidad de género. Este corto se llama Purl y quiere denunciar una realidad lamentable que aún se vive en muchas empresas. Purl quiere  denunciar el acoso laboral y la discriminación  que hay todavía en algunas organizaciones, esas en las que si hay mujeres en altos cargos o que son responsables de Departamentos se tienen que comportar como hombres para seguir en el puesto. ¿De qué va Purl? Purl es un video sobre pertenencia. Ella es una bola de lana rosa femenina, divertida y peculiar que tiene que tomar una importante decisión para encajar en su nuevo empleo. Te recomiendo que mires el video porque seguro te hará reflexionar. Purl hace un cambio radical, tanto a nivel físico como de personalidad, se convierte en la clave
Imagen
Riesgos laborales femeninos Los riesgos laborales pueden ser físicos (aquellos que se relacionan con el ruido, las vibraciones o radiaciones), ergonómicos (ocasionados por posiciones forzadas y gestos repetitivos), químicos (por ejemplo, ocasionados por el contacto con benceno o plaguicidas organofosforados) , biológicos (por ejemplo, brucelosis, hepatitis o HIV), psicolígicos (acoso)... En base a esto, los principales problemas laborales que tenemos las mujeres son: Los trastornos músculo esqueléticos derivados de trabajo repetitivo, trabajo pesado o posturas difíciles. Problemas dermatológicos (el número de mujeres que padece dermatitis es el doble del de los hombres). Exposiciones a sustancias químicas (por ejemplo, solventes) que afectan a órganos específicos. Cánceres específicos (de mama, cervical, de los ovarios). Problemas de salud reproductiva, infertilidad, abortos espontáneos, daño al feto o malformaciones. Discriminación, intimidación y acoso sexu
Imagen
Riesgos laborales desde la perspectiva de género Segregación ocupacional entre géneros o división sexual del trabajo Si analizamos nuestra sociedad, podemos ver claramente cómo hay diferencias relacionadas con las tareas y funciones sociales tradicionalmente adjudicadas a mujeres y a hombres, con los roles y estereotipos de género. Hasta hace poco, mientras ellos trabajaban, ellas se quedaban en casa asumiendo las tareas domésticas, invisibilizadas socialmente y sin contar con reconocimiento ni valoración social. Esta división de espacios y la tradicional ubicación de hombres y mujeres en cada uno de ellos, provoca la división sexual del trabajo, que consiste en la forma de dividir el trabajo socialmente en base a la construcción socio cultural de género y que se basa en dos principios: Principio de separación: Hay trabajos de hombres y trabajos de mujeres. Principio de jerarquía: Los trabajos de hombres son más valorados que los trabajos de mujeres. A lo